jueves, 14 de septiembre de 2017

PARA CONTAR / PARA VOLVER A CONTAR

“No estás jodido verdaderamente mientras tengas una buena historia a cuestas y alguien a quien contársela”.
Alessandro Baricco.

Deseo retomar este blog y con ello, la formidable aventura de volver a escribir disciplinadamente. Cinco años hace ya de las últimas palabras que aquí dejé, pero no es que haya dejado de escribir; no lo hice aquí, simplemente. Además -la vida es bastante clara en este aspecto- no todo está hecho de palabras.


El caso es que ahora tengo un hijo, que he escrito dos memorias de corte académico, que he terminado un libro; que he aprendido un montón, aunque no siempre haya aprendido lo que quería aprender. He hecho intentos novedosos y he insistido en algunas costumbres; en ello he tejido nuevas glorias y atravesado desiertos (a veces sin distinguir bien entre ambos). Certezas y dudas han convivido conmigo, he protagonizado hundimientos y he admirado amaneceres. El caso es que los caminos no desaparecen; el caso es que sigo caminando.

A algunas invitaciones no he respondido y hay otras por las que habría dado quién sabe qué para que tuvieran mi nombre. De nuevo, no siempre es la palabra la mejor forma de abordar algunas cosas, y hay otros senderos por los que alma y cuerpo pueden aventurarse.

Mantengo esta agridulce creencia de ser un mago al que le fascinan los dragones, y en paralelo conservo aquella sospecha de que, esté donde esté, mi alma permanecerá siempre caribe (¡ah, el cacao, el ají dulce, el mar, el ron, la magia, el baile…!). A ver si las palabras permiten crear algo con ello.

Creo también que necesito llorar algunas cosas y reír otras. Hay lágrimas y risas que por más que no sepan existir, merecen su espacio; no sé si la palabra sea ese espacio, pero tal vez pueda servir de conjuro.

Además, hay pequeñas maravillas de las que me gustaría dejar constancia; cotidianas anécdotas que bien pueden servir para acompañar una, o mejor dicho, dos tazas de chocolate caliente. Una al frente de la otra.

El caso es que quiero encontrarte de nuevo. Sí, a ti. Tú, que me has leído y tú, que me leerás. Ahí estás. Tú.

Aquí estoy yo y si me escuchas, escucha que preferiría no caminar en solitario. Quiero decir que tu compañía me sería muy grata.

El caso es que estoy vivo, y ante el Señor de la Muerte pretendo insistir en mi hoy no durante un buen rato.

El caso es que sigo creyendo en la palabra. En la mía y en la tuya. En la que podamos mojar en chocolate y en la que podamos llevar por el camino; sí, en la que podamos compartir.

El caso es que sigo creyendo, con todas mis fuerzas, que tengo algo más que contar.


¿Le gustó este artículo? Entonces quizás también le guste:




¿Desea comentar este artículo? Muy fácil haga “click” en la palabra “comentarios” (o en la frase "No hay comentarios" si fuese el caso) ubicada un poco más abajo... ¡y agregue el suyo!

8 comentarios:

  1. no había tenido el placer de leerte querido, bellas palabras al leerlas me imaginaba teniéndote al frente y escuchándote hablar, gracias por regalarnos tus experiencias, esas que te han hecho ser un hombre muy interesante para entablar una hermosa conversación, un abrazo desde Lima!!!

    ResponderEliminar
  2. Bienvenido de nuevo, amado Cuentador. entre palabras y dibujos espero nos veamos.

    ResponderEliminar
  3. Veámonos, extraordinaria Verónica; entre palabras, dibujos, lo que sea, como quieras, cuando quieras.

    ResponderEliminar
  4. Querida anónima de Lima, me encantaría confirmar tu identidad. Tengo al menos los nombres de dos principales sospechosas, pero prefiero no arriesgarme. En cualquier caso, tus palabras y tu visita me honran. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  5. Epa Cuentador, que bueno tenerte de vuelta... siempre hay algo que contar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Gracias Hugo querido, siempre es un placer leerte/escucharte y volar juntos con tus conjuros, sigamos compartiendo, aquí un fans seguidor de tus aventurillas e historietas admirando cada entrega, que sea un camino divertido entonces para despertar las mejores pasiones del Mago desde aquellos hechizos o encantamientos que inician con "Había una Vez", "Hace mucho tiempo", "Vení pa Contarte", "Te Tengo un Chisme" o hasta las formas mas coprolalias como "Sabéis una Verga" y si todo esto es con chocolate doblemente Fantabuloso. Que siga la Magia ahora con un elfo duendecillo en el camino para explorar. Un Abrazo de Luz y #SIGAMOS

    ResponderEliminar
  7. ¡Epa, Julio César! Sigue viniendo, que estoy rpeparando cosas interesantes.

    ResponderEliminar
  8. Apreciado y extrañado pana Rafael Guzmán, es un honor y un placer recibir tu visita aquí de nuevo. Espero que lo que deseo publicar en esta nueva etapa sea de tu agrado.

    ResponderEliminar

Cuéntame algo sobre esto que encontraste en El Cuentador: