jueves, 3 de junio de 2010

CUALQUIER OTRA COSA / ¡FIN DE MUNDO!


“Despídete de tu barrio y del mundo en general,
y que en la tierra nadie quede sin bailar
la canción del final del mundo”.
Extracto de “La Canción del Final del Mundo” de Rubén Blades.

¡Fin de mundo! es una divertida expresión que muchas personas usan cuando escandalizadas, ven a alguien –casi siempre de generación posterior– realizar algo que a ellas no les permitieron, que les parece totalmente inaceptable, o que es tan novedoso o radical que debe ser síntoma de la proximidad del apocalipsis. Por ejemplo, ante una pareja bailando reggaetón hay quien dice: “Mira esa muchacha; pero qué atrevimiento. ¡Esto es fin de mundo!”.

Estarán de acuerdo en que un baile, por explícito que sea, no será jamás indicación inequívoca de la consumación de los tiempos. Pero es que a muchos como que les encanta andar encontrando señales del gran final terráqueo, o por lo menos prestar atención –aunque sea sólo por curiosidad, no vaya a ser verdad la cosa– a profetas y alucinados que se creen capaces de indicar el momento preciso en que a esto definitivamente se lo llevará quien lo trajo.

Recuerdo un caso; creo que la fecha señalada era el 27 o 28 de Agosto de 1978. El Ávila, la magnífica montaña que adorna a mi Caracas natal, se abriría dejando pasar al mar y entonces la capital desaparecería. La noticia aparentemente la propagaba un tipo que usaba lentes oscuros; después de contarle su funesto mensaje a cualquier transeúnte, se quitaba los lentes para mostrar unos ojos tan extraños que revelaban su extraterrestre procedencia. Fue ese el rumor propagado en Caracas entonces: un alienígena anunciaba la pronta terminación del mundo, o en todo caso, de la ciudad. Nadie había visto al personaje de marras, pero todos conocían a alguien que conocía a otro que sí lo había encontrado.

Las variantes de la desgracia que arrasará el planeta son enormes; algunas pierden vigencia, otras son más o menos estables: ya no se habla tanto de una tragedia radioactiva, muy a la moda en tiempos de la “guerra fría”, pero los espectros de un gran incendio, inundación o terremoto son clásicos. También hay escenarios más elaborados y creativos, con calamidades que van y vienen, como la tronera en la capa de ozono, la explosión demográfica, el efecto invernadero, la proliferación de medicamentos chimbos, el agotamiento de los alimentos, la desaparición de las abejas y las ranas, virulentas epidemias a troche y moche, agua contaminada, la III Guerra Mundial, el descongelamiento de los polos, el híper-terrorismo, los desechos tóxicos, las emisiones de CO2, la debacle financiera, un eclipse perenne, las flatulencias vacunas y los eructos de carneros, la alineación de no sé cuáles astros, la venganza de dioses desechables… ¿No habrá algo más barato por ahí?

Uno pudiera simplemente seguir sin hacer mucho caso de los dramáticos anuncios; total, el fin del mundo ha sido revelado no sé cuántas veces ya y aquí seguimos, pero es que también podríamos inscribir estos escenarios en lo que llaman “la comercialización del miedo”. Sé que algunas de las alarmantes aseveraciones tienen fundamento y que su propósito es que reflexionemos sobre ciertos patrones que de mantenerse pudieran tener consecuencias lamentables, pero también están las que a mí me huelen a inventos de oportunistas fragosos que buscan lucrarse a cuenta del temor del inocente.

Por ejemplo, hay cierto “iluminado” que dice que un gran planeta, 6 veces más grande que Júpiter y proveniente de un sistema solar parecido al nuestro, se está acercando a la Tierra y que provocará el caos absoluto. No hay un astrónomo serio que avale la hipótesis, pero el tipo ya escribió un libro con supuestos soportes científicos, donde además explica –no se lo pierdan– el correspondiente método para escapar del cataclismo, información a la que ustedes también pueden acceder, previo pago de una módica suma. Tampoco es la primera publicación que contiene graznidos de cuervo sobre la desaparición de la humanidad, pero ya que hay quienes han señalado el día –o por lo menos el año– de la catástrofe, y como algunas de esas fechas ya han caducado, tal vez podríamos demandar a los autores… ¡por estafa!

El acabose del planeta debe ser manía antigua, por lo menos desde que el bíblico libro del Apocalipsis se difundió. ¿Cuál será la fascinación por tan temido evento? Porque no es sólo que el suceso resiste a los insistentes y evidentes fracasos de quienes lo predicen, sino las novedosas formas que asume cada vez que vuelve a surgir. Desde gallinas mensajeras, sin olvidar al insoslayable Nostradamus, hasta programas informáticos de predicción de mercado han sido utilizados como clarividentes faros que alumbran el camino hacia… la oscuridad total. Casi escucho al mercader gritando con su altavoz: “Venga, pase por aquí y escoja usted su propia calamidad planetaria personalizada; aproveche ahora que después no habrá después. Y si se lleva dos… ¡le hacemos un descuento!”.

Sacarle dinero a los conciudadanos asustándolos con la hecatombe por antonomasia no es nada nuevo; cuando el cometa Halley pasó cerca de la Tierra en 1910, muchos creyeron que hasta ahí llegábamos, pero también hubo quien se sirvió de la ocasión para vender unas pastillitas que contrarrestaban las tóxicas secuelas que dejaría el fenómeno en el aire. 724 años antes, en 1186, hubo una famosa “Carta de Toledo” en la que se anunciaba la destrucción del mundo y se alentaba a las personas a refugiarse en cuevas y en montañas. Imagino que el alquiler de grutas y el precio de los terrenos montañosos deben haber subido mucho.

Pero no crean ustedes que fueron esos los únicos años señalados como el último de la historia; el final de los finales también fue previsto para los años: 1000, 1033, 1426, 1534, 1666, 1809, 1814, 1859, 1874, 1878, 1881, 1910, 1914, 1918, 1925, 1973, 1975, 1977, 1981, 1982, 1984, 1987, 1988, 1989, 1992, 1993, 1994, 1996, 1997, 1998, 1999, 2000, 2001, 2002 y 2004. A veces un supuesto visionario indica una primera fecha y luego, sin amilanarse ante el fiasco del vaticinio, él mismo suelta descaradamente una nueva data. Supongo que el fanatismo sibilino estará por encima de nimiedades como responsabilidad, precisión y credibilidad.

La más reciente advertencia sobre el último día es una dichosa profecía maya que según algunos, señala el 21 de Diciembre de 2012 como la próxima fecha fatídica. Pues bien, pensando otra vez en posibilidades comerciales, si yo tuviera una agencia de festejos, desde ya estaría armando para la noche del 20, un ágape descomunal que titularía “La Fiesta Final”, “La Rumba Catastrófica”, “La Última Pachanga” o algo por el estilo. Las entradas las vendería carísimo, con el argumento doble de que de todas formas el dinero después no va a servir para nada, y que si nos vamos a ir de este mundo, mejor es que hayamos bailado, comido y bebido bastante. De la misma manera, organizaría “La Celebración del Día Siguiente”, “El Sarao de la Profecía Piche” o “El Resurgimiento”, justo para la noche después, con la excusa de festejar el haber sobrevivido, una vez más, al fin del mundo. ¡Ah, y le daría un descuento al que comprara entradas para las dos!

Tal vez estas palabras sean también una exigencia a los traficantes de pesadillas para que me dejen tranquilo, que con mis mundanas preocupaciones tengo bastante. Y claro que me que inquietan los posibles estragos de la gripe aviar, porcina, del cachalote o del mapurite, o que el desequilibrio de la tundra libere suficiente metano en la atmósfera como para que hasta las xerófitas utilicen aires acondicionados, pero pana, denme un descansito de vez en cuando.

En todo caso y viendo el interés que el tema genera, creo que inventaré mis propias variantes literarias del fin del mundo. Nada mejor para acabar con la civilización tal cual la conocemos, que un virus informático con un algoritmo basado en la estructura molecular del ADN de la mosca tse tse, que elimine las ganas de trabajar para siempre; o una bebida alcohólica producida a partir de la corteza del clon de un árbol prehistórico, de sabor irresistible y que haga que los políticos digan la verdad de una buena vez; o un antiguo cántico extraído del pergamino de una sacerdotisa hermafrodita y tuerta del siglo 7 ½ a.c., que interpretado en canon a tres voces al son de un tambor de cuero de hipopótamo albino, sirva para invocar una tormenta de crema chantilly con harto colesterol. Quién sabe si hasta publico un libro y me gano un dinerito extra. Eso sí, seguro que cuando algunos vean que yo también he escrito mi versión del desastre terminal, dirán: “Pero bueno ¡esto es fin de mundo!”.


¿Le gustó este artículo? Entonces quizás también le guste:


5 comentarios:

  1. JAJJAJJAJAJ...

    Si quieres para cuando te animes a escribir tu libro del fin del mundo te echo unos cuenticos que me echaron a mi de nina ...

    Yo pensaria en un nombre que colapse los sentidos.

    Besos Hugo

    ResponderEliminar
  2. Anótame ahí un par de entradas para cada fiesta!!!!

    ResponderEliminar
  3. Chicas, el asunto es en serio, si organizamos una de esas fiestas, estoy seguro que tendremos un solsticio de invierno 2012 de lo más próspero y entretenido.

    Meki, me encanta la idea del nombre que colapsa los sentidos. Algo así como un nombre especial que le dan a Paul Atreides, personaje de la novela Duna (que aún no he leído) y que si no me equivoco, sólo con pronunciarlo generaba algunas consecuencias. Pero pensando más al respecto, ya existen algunos nombres que pudieran colapsar los sentidos, o al menos provocar reacciones insospechadas. Si quieres algunas muestras, te invito a leer mi artículo ¡A MÍ NO ME NOMBRES!, aquí mismo en El Cuentador.

    Besos.

    Como siempre…


    Hugo Rafael

    ResponderEliminar
  4. jajajja que cosa más buena y te cuento que te ganarias un dinerillo que mal no cae, con las megas rumbas de fin de mundo o de las ecatombes, como las llames aqui somos VENEZOLANOS ANTE TODO... (traducción) no vamos a pelarnos ni una sola de las rumbas, eso si te da por hacerlas durante una semana completa hasta el dia antes del fin de mundo y si luego el mundo no se acaba un carrizo sales y declaras que el nostradamus de turno se equivoco y no ha pasado nada... jajjaja

    ResponderEliminar

Cuéntame algo sobre esto que encontraste en El Cuentador: