miércoles, 12 de mayo de 2010

UN LIQUILIQUI EN LA GALIA / LA ALFOMBRA ROJA


La primera vez que viene a Francia fue en 1999, para el Congreso Mundial de la Cámara Júnior Internacional que ese año se realizó en Cannes. Parte del atractivo del evento es que tuvo lugar en las instalaciones utilizadas para llevar a cabo el archirreconocido festival de cine que lleva el nombre de esa localidad de la costa azul francesa; puedo decir que yo también caminé sobre la alfombra roja, aunque no haya sido durante el evento de cine en cuestión, porque entre otras cosas, el congreso al cual asistí se celebró en Noviembre. Desde entonces, cada vez que hay una nueva edición del festival, recuerdo ese mi también primer viaje a Europa. Hoy comienza el 63° Festival de Cannes, y como todo festival con tradición, su historia está llena de anécdotas interesantes.

Cuentan que la idea original nació en 1939, con el propósito de hacer contrapeso al festival de Venecia, que para entonces tenía una marcada influencia fascista. Parece ser que en 1938 muchos esperaban que en Venecia se premiara la película “La Grande Illusion”, del realizador Jean Renoir (nieto del famoso pintor impresionista francés), considerada hoy como una de las mejores películas de la historia del cine y cuyo argumento tiene que ver con un grupo de oficiales franceses prisioneros de guerra durante la I Guerra Mundial, que traman un escape. No obstante, el premio fue otorgado a la película alemana “Olympia”, y tanto los franceses como los británicos y los norteamericanos se fueron del evento, protestando por lo que a su juicio fue una intromisión de la política en el cine.

Los franceses decidieron entonces crear un festival paralelo que se inauguraría en la localidad de Cannes, el 1° de Septiembre de 1939, pero en esa misma fecha Alemania invadió Polonia y se inició la II Guerra Mundial, acontecimiento que entre muchas otras cosas, postergó el festival. Al finalizar la guerra se retomó la idea y la primera edición se realizó en Septiembre de 1946; el jurado fue presidido entonces, nada menos que por Louis Lumiere, uno de los padres del cine. Este año, el honor de presidir el jurado corresponde a Tim Burton.

Fue en los años 50 que se decidió realizar el festival durante la primavera y se dice que la industria del turismo tuvo que ver con esa decisión; siendo Cannes un lugar costero, entre otras razones era poco conveniente realizar un festival tan costoso como ese a finales del verano, cuando la temporada turística terminaba.

Ya en los 60 el festival estaba consolidado como uno de los más prestigiosos de la industria cinematográfica. Desde su creación sólo había sido cancelado en 1948 y 1950, por razones presupuestarias, pues Europa apenas se reponía de las consecuencias de guerra y eran otras las prioridades. Pero en 1968 el festival fue suspendido nuevamente; fue el año del comentado “Mayo francés”, y varias personalidades del cine galo solicitaron la interrupción del evento en solidaridad con las protestas que se sucedieron entonces en todo el país.

El máximo galardón del Festival de Cannes es “La Palma de Oro”, y solamente una película en la historia del cine ha ganado La Palma de Oro y a la vez el Oscar al mejor film: se trata de “Marty”,  de Delbert Mann, que obtuvo ambos honores en 1955. Hay que decir que en 1946, “The Lost Weekend”, de Billy Wilder, recibió también los premios tanto norteamericano como francés, si bien el reconocimiento entregado en Cannes se llamaba entonces “Grand Prix” y no “La Palma de Oro”, y que por razones que desconozco –tal vez fue porque era la primera edición del festival francés–, en ese año recibieron el “Grand Prix” un total de 11 películas.

La estatuilla correspondiente está hecha en oro y semeja la palma que aparece en el escudo de armas de la ciudad de Cannes. La idea fue propuesta en 1954 por Suzane Lazon, una artista parisina, y desde 1997 la fabricación corresponde a la casa de joyería suiza, Chopard. Según entiendo, cada año se escoge al orfebre más destacado entre el equipo que trabaja en esa organización, y se le da el encargo de elaborar el trofeo.

Una inmensa mayoría de notables del cine han desfilado por la alfombra roja del Festival de Cannes  y allí ha sucedido de todo; uno de los momentos más famosos fue protagonizado en 1954 por la actriz Simone Silva, que posó en la playa con los pechos al aire y el tumulto ocasionado fue tal que un fotógrafo se quebró el brazo y otro se rompió la pierna, intentando fotografiar el hecho. En aquel momento se le solicitó a la actriz dejar el festival, pero desde entonces han sido varias las actrices retratadas con los senos descubiertos durante el festival.

Una de las anécdotas que prefiero es la de una monja británica, Mary Michael, que decidió protestar contra la película “El Código da Vinci” y se mantuvo un largo rato al lado de la alfombra roja. Dicen que la religiosa fue una de las personas más fotografiadas de esa edición y que posó sin problema con quienes desearon tomarse una foto con ella. Tampoco podré olvidar la pregunta que una conocida cantante (entenderán que prefiera no mencionar su nombre) hizo una vez sobre el evento: “¿Y entonces, dónde va a celebrarse el Festival de Cannes este año?”. ¿Qué tal?

El Festival de Cannes es una de las principales fiestas del cine y este año se espera que asistan por lo menos unos 10.000 miembros de la industria y 4.000 representantes de los medios. El evento se escoge para muchos estrenos importantes; en esta ocasión lo abre la más reciente realización de Ridley Scott, una versión renovada del mito de “Robin Hood”, protagonizada por Russell Crow y Cate Blanche. 50 películas serán mostradas durante los 12 días del programa, y 19 de ellas, provenientes de distintas regiones del mundo, competirán por la Palma de Oro 2010. Pero no se trata sólo de competencia, pues el festival tiene la reputación de ser además un espacio para conversar y dialogar sobre las múltiples facetas del cine, así como procurar un balance entre el aspecto de rentabilidad tan necesario para todo negocio, y la calidad artística.

Para quienes nos gusta el llamado séptimo arte, es agradable saber que la famosa carpeta roja de Cannes será recorrida de nuevo.


¿Le gustó este artículo? Entonces tal vez también le guste:

EL ALIMENTO DE LOS DIOSES
LA NOCHE BLANCA
LA SINFONÍA MECÁNICA
ANTON EGO Y EL RIESGO DE EXPONER(SE)

1 comentario:

Verónica dijo...

Hola Cuentador! Qué gusto verte de nuevo, me gustó mucho leer sobre el Festival de Cannes.