lunes, 8 de diciembre de 2008

CUALQUIER OTRA COSA / DISCAPACIDADES

Lo esencial es invisible a los ojos.
Antonie Saint Exupery


El pasado 3 de Diciembre se celebró el Día Internacional de las Personas con Discapacidad.

Uno suele felicitar a los médicos o a los escritores o a los músicos en sus respectivos días, pero no es así con las personas con discapacidad. Claro, una discapacidad no es algo para celebrar y sin embargo…

Tengo una amiga de nombre Gladys Morillo, invidente desde que tenía dos años y madre de mi amiga Alicia Montero. Gladys es tal vez la persona que más me ha mostrado nuevas aristas particulares del epígrafe (extraído del hermoso libro “El Principito) de este artículo. Nunca olvidaré cuando Gladys me dijo que quienes podíamos ver, lo que teníamos era muchísima más información, pero que poníamos en ello tanta atención que nos perdíamos otras cosas.

Hoy creo que aprecio más los aromas, las melodías y las texturas, gracias a lo que he aprendido con Gladys. Una vez me invitó a dar una conferencia ante una asamblea de ciegos y personas con discapacidad visual; cuando le expuse mi inquietud y temores de no estar a la altura de aquel reto, me dijo: “Hugo, no te preocupes tanto, que ellos te van a ver”.

Gladys tenía razón. Esa conferencia ha sido una de las más emocionantes de mi vida y ciertamente en aquella ocasión no solo me sentí visto, sino observado y hasta escudriñado.

Conocer a una persona con discapacidad tan capaz como Gladys, ha hecho que me pregunte con frecuencia sobre las cosas en las que no pongo mi atención, así como en las capacidades que no desarrollamos quienes no somos discapacitados, precisamente porque no lo somos. Tal vez sea momento de comenzar a hablar de la discapacidad de creer que no somos discapacitados.

De todas maneras Alicia siempre ha sostenido que todos somos discapacitados en algo. Podríamos decir entonces que todos tenemos cosas y capacidades por descubrir.

Creo que es una buena razón para felicitarnos todos.

Gracias, Gladys.

No hay comentarios: