martes, 28 de octubre de 2008

ESQUIZO / EL TIROMANÍACO

Sexo, criatura, ¡que viva el sexo!

Yo no sé cómo algunas personalidades mías pueden escribir sobre otras cosas cuando no hay nada mejor que el sexo en este universo. No me malinterpretes; no hablo del amor, ese estado de apendejamiento y olvido permanente en el que podemos hasta dudar acerca de nuestras más arraigadas creencias; esa palabra compuesta de cuatro letras, dos vocales, dos consonantes y dos imbéciles; ese desatino biológico, esa comedia trágica en un solo acto.

Yo, Esquizo el Tiromaníaco, reivindico el sexo por encima del amor. Sexo por sí mismo, la máxima expresión corporal, la moneda más universalmente válida, la concupiscencia de la comunicación, el único deporte que se puede seguir practicando de noche si se va la luz.

Hay mojigatos que dicen que el sexo no es lo más importante. ¿De dónde sacan tal imbecilidad? Ilusos melindrosos que hablan el amor eterno y otras tonterías. Bueno, yo tampoco sé si el sexo será lo más importante, pero al menos sí que es lo más divertido. Además, los amores eternos sólo duran tres o cuatro meses; el sexo es mucho más honesto; dura lo que dura y ya.

El amor no nace… ¡se hace! Y es recomendable hacerlo con preservativo; aunque es mucho más rico hacerlo con otra persona. Es chévere el sexo con una persona; con cinco se pone aún mejor. Pero es mejor usar preservativos de todas formas; vale más prevenir que alimentar.

El amor es como los libros de matemáticas de escuela, que sólo dan problemas. Cuando se habla de estar enamorado como un loco, se exagera; en general, se está enamorado como un idiota. Intelectuales, es lo que son, que son los únicos capaces de encontrar algo mejor que el sexo; ¡que se jodan! De ahí toda esa gente ridículamente enamorada, intentando ser lo que no son (por eso es que lucen ridículos), capaces de abjurar hasta de sus propias creencias, a merced de alguien que ni siquiera es familia suya, y siempre suspirando por la navidad pero sin tener ni una sola noche buena.

Al contrario, el sexo es como la guerra, siempre se termina cuerpo a cuerpo, (aunque por lo general tiene resultados opuestos). Por lo demás, con tanto terrorista suelto por ahí, uno no sabe qué puede pasar mañana, así que como dice el loro: ¡A tirar, a tirar, que el mundo se va acabar!

Hablan de que el amor es ciego, pero hay gente que ve en sus parejas el doble de lo que yo logro ver. Además, si el amor es ciego, ¿entonces por qué la ropa sexy es tan popular? El amor es más bien como una enfermedad de la vista… ¡pero se cura con el tiempo! Y te digo, el amor será ciego, pero los vecinos no.

En cambio, el sexo… ¡ah!, el sexo es fuego desatado, criatura, aunque a veces no puedes saber si te va a calentar el alma o a quemar la cama. Digan lo que digan los santurroncitos, el sexo no es algo pervertido, a menos que lo hagas como se debe hacer. Los puritanos dicen que el sexo pervertido significa, por ejemplo, utilizar una fusta de caballo o una piel de manta raya. Para mí eso no es sexo pervertido; eso es sexo divertido. Pervertido sería si en vez de la fusta, utilizáramos al caballo… o a la manta raya.

Otros pregonan que el amor es la respuesta, pero nadie me ha dicho aún cuál es la pregunta. Aunque sexo tampoco es la respuesta. “Sexo”, es la pregunta; “SÍ”, es la respuesta. Porque el único lugar donde el amor viene antes del sexo es el diccionario. Así que no creas, criatura, en cuentos de vieja de que hay que esperar a la persona correcta: ¡eso no existe! (a menos que estés esperando por mí, claro). La razón por la que yo no estoy de acuerdo con el sexo antes del matrimonio, es porque hace llegar tarde a la ceremonia. Lo único que lamento del sexo es que produce amnesia y... y... y otras cosas que no recuerdo.

Sexo, criatura. ¿No conoces mayor cosa del tema?, entonces te invito al cine, donde podemos aprender mucho... si no nos distrae la película; mira que le educación sexual es saber dar las gracias al salir de la cama (o de la butaca en este caso). Sexo esquizofrénico y volcánico; es mi oferta para ti. Yo sé que me deseas y no te voy a defraudar; pero no vayas a pensar mal de mí, criatura: mi interés por ti es exclusiva y únicamente sexual. Porque en la existencia sólo hay dos cosas importantes: una es el sexo y la otra… bueno, no es tan importante.

Yo buscaba a alguien como yo demente y de cuerpo. Prepárate.

Esquizo.

2 comentarios:

  1. Esquizo... Esto acaba de destronar al escrito gastronómico que publicaste hace algún tiempo como mi favorito.

    Quisiera estar en desacuardo contigo en algunas cosas... Pero no lo estoy!!!

    Woody Allen dice que el sexo es lo más divertido que se puede hacer sin reirse... También estoy de acuerdo!!!

    ResponderEliminar
  2. Karina, el asunto es todavía mejor si se hace riendo, ji, ji

    ResponderEliminar

Cuéntame algo sobre esto que encontraste en El Cuentador: