miércoles, 8 de octubre de 2008

CUALQUIER OTRA COSA / STOMP: RITMOS DE CIUDAD


A mediados de los 90 me enteré de la existencia de un grupo británico de nombre STOMP, que hacía un espectáculo de percusión con objetos cotidianos tales como escobas, latas, pipotes y botes de basura. Algún corto en televisión habrá sido suficientemente atractivo como para decirme que algún día me gustaría ver en persona el show, cuyo clip entonces capturó mi atención.

Más tarde, la primera vez que vine a París, en Noviembre de 1999 (todavía no pensaba en mudarme para estas tierras), me encontré con unos afiches que anunciaban la presentación del grupo; infortunadamente las fechas no coincidían con los días de mi estada en la ciudad, así que me quedé con las ganas... ¡Hasta este sábado pasado!

Pues sí, este reciente 4 de Octubre finalmente tuve la oportunidad de ver en vivo y directo en el Teatro Casino de París, al famoso grupo STOMP y he de decir que valió la pena esperar estos años. Porque esos tipos son capaces de sacarle sonido a cualquier perolito que se les atraviese y a partir de allí lograr un show que mantiene la tensión y la atención del público durante casi 2 horas. El que yo disfruté, lo montan 8 personas en escena –6 caballeros y dos damas, cada cual con una personalidad bien particular y definida– que aglutinan ritmo, sincronización, percusión, mímica, baile y además capacidad para interactuar y conectarse con el público.

Yo me esperaba un espectáculo de percusión inaudita y en ese sentido los artistas de STOMP no me decepcionaron, pero me llevé la grata sorpresa de constatar que también son capaces de contar una historia a través de gestos y sonidos, coreografiar y además divertir a la gente; honestamente no sabía que me iba a reír tanto en la presentación. Volviendo al tema de la percusión, bueno, uno sabe que un grupo de percusionistas puede, con suficiente dedicación, producir un sonido interesante con objetos como palos, latas, botellas, envases y hasta pedazos de zinc; pero que lo hagan también con cajas de fósforo, tubos de goma, herramientas, fontanería, guantes, periódicos, fregaderos y hasta… ¡yesqueros y tripas de llantas de camiones!, es cosa de otro nivel.

Cuando alguien ejecuta algo con maestría, lo hace forma tal que quien lo mira, cree que lo que aquel hace es fácil de repetir. Eso me ocurrió con STOMP; mas no me engaño, sé bien que detrás de toda esa precisión y gracia, hay horas, horas y más horas de estudio, dedicación, trabajo, entrenamiento, búsqueda, ensayo, aprendizaje y ajuste.

Tres cosas quisiera destacar de la presentación. La primera es que lo que STOMP produce me parece absolutamente urbano: un fenómeno posible sólo porque las ciudades existen; la segunda es que STOMP es creatividad en acción, es decir, la posibilidad de dar nuevos usos a las cosas del día a día, para producir algo distinto; y la tercera es que STOMP me parece igualmente un excelente ejemplo de lo que el trabajo equipo puede lograr; artistas apasionados que lo pasan bien dando lo mejor de sí cuando salen a escena y que con sus objetos cotidianos, despliegan una entretenida variedad de ritmos sabrosos e seductores, incluyendo batucadas y hasta reminiscencias de tambores japoneses (me pregunto qué ocurriría si los llevásemos un rato a que escucharan los ritmos de las costas venezolanas y observaran esos bailes). Para saber más de STOMP, pueden visitar: http://www.stomponline.com

Un apunte final: me gustó ver bastantes niños en la sala que apreciaron el espectáculo tanto como yo; lo creo porque entre otras cosas escuché sus risas y sus exclamaciones de asombro acompañar a las mías. Espero que sus madres tengan aguante, pues estoy seguro de que la gran mayoría de esos chicos, después del espectáculo, llegaron a casa jorungando cuanto perol anduviese por ahí, para ver cómo sonaban e intentar armonías y coreografías con ellos. Paciencia, señoras (espero que las criaturas no rompan demasiadas cosas); seguramente las mamás de los integrantes de STOMP pasaron por algo parecido en su momento.

2 comentarios:

Karina Pugh Briceño dijo...

Hugo, tuve el deleite de ver Stomp en Buenos Aires hace pocos años y quedé tan encantada como tú. No sólo hay maestría y creatividad en su propuesta, sino que es divertidísima.

Que bueno que los viste...

Amancio Ojeda Saavedra dijo...

Saludos Hugo

Este año, cuando asistí al SUMMIT en la ONU (NY) representado a la JCI Venezuela, me dí el regalo (junto a Ana Luisa) de ver y escuchar a STOMP.

La verdad es que este equipo, es una mezcla de diversión, alegria, buen humor, creatividad, innovación y sobre todo un deseo de servir a su publico.

Yo creo que es uno de los espectaculos que más me han impactado en mi vida. Son arech....mos.

Siempre Tu Amigo...